adaptive-images

Si bien es cierto que existe una gran teoría alrededor del estudio de las películas y la cinematografía, en el caso de los festivales aún queda mucho que estudiar.

De acuerdo con FFRN (Film Festival Research Network), en los últimos años algunos teóricos han propuesto estudiar los festivales en distintas directrices. Algunos se han decantado por el estudio de los fenómenos locales a los globales       (Nichols, 1994:68)

Otros como el antropólogo Daniel Dayan, en sus estudios sobre el festival de Sundance han encontrado que las audiencias generan fidelidad hacia aquellos festivales que los identifican con el cine, y menciona que los festivales son espacios divergentes en donde: realizadores, distribuidores, organizadores, periodistas y audiencias se reúnen, no únicamente para exponerse a una proyección, sino para construir lo que el denomina como: “la arquitectura verbal del cine” que no es una cosa sencilla se trata de la construcción del discurso en la búsqueda de legitimar la industria del cine (Dayan 2000: 52)

Otros investigadores como Keneth Turan (2002) y Marijke de Valck (2007) proponen la categorización de los distintos tipos de festivales, tarea que podría resultar un esfuerzo titánico entre los cientos que existen y que hablan de temas tan diversos como el medio ambiente, los derechos humanos o la comunidad LGBT

La magnitud de estas fiestas se ha diversificado tanto, que hoy ya no sólo son objeto de estudio de programadores enfocados en las vanguardias cinematográficas, hoy son tema fundamental en escuelas de economía que buscan graficar la manera en que se comporta el mercado cinematográfico, y no sólo la compra y venta de películas, también se estudia la manera en la que los festivales reciben recursos para producirse cada año.

Al respecto el blog de Stephen Follows, Film data and education, muestra los resultados de la encuesta que realizó a 5000 directores de festivales de manera anónima y que dieron por resultado lo siguiente: el 65% por ciento de los festivales cobran por submissions, en promedio 27 dólares por cortometrajes y 40 por largometrajes, lo que permite que los festivales se realicen año con año.

Otras formas de financiarse es a través de conseguir patrocinadores o fondos de ayuda, generalmente otorgados por los ministerios de cultura, y la venta de entradas. Las suscripciones a los festivales, ya no se hacen únicamente a través de sus propios sitios webs, hoy ya existen plataformas como Without a box o Film free way, MoviBeta, Festival Focus, etc.

El mundo de los festivales se ha magnificado a tal grado que ya existen organismos como la FIAPF (Fédération Internationale des Associations de Producteurs de Film) organismo conformado por 36 organizaciones de productores del mundo, presentes en 30 países y en cinco continentes, que se encargan de: certificar, verificar, asesorar y calificar bajo altos estándares de calidad a los festivales de cine. Para esta asociación los 15 festivales clase A que existen son: Berlin, Cannes, Shangai, Moscow, Karlovy Vary, Locarno, Montreal, Venecia, San Sebastian, Varsovia, Tokyo, Tallin, Cairo, Mar del Plata y India Goa.

cannes

Berlin

 

 

Otros festivales acreditados por el organismo son: Cartagena, Sofía, Bruselas, Estambul, Jeonju, Transilvania, Sydney, Valencia Jove, Sarajevo, Kitzbühel, Namur, Busan, Sitges, Antalya, Mumbai, Kyiv, Minsk, Stockholm, Kolkata, Gijon, Turin, Courmayeur, Kerala.

Y mientras este texto se escribe, dos importantes puntos de encuentro alrededor del cine suceden: El festival de Cine de Málaga y el Festival de Cine de Autor.

cine autor Malaga

La prensa se desborda con las notas en sus diarios y en sus secciones de cultura, el diario El País, nos habla de la sección oficial en competencia en donde se encuentran: El futuro ya no es lo que era de Pedro Barbero, Cerca de tu casa de Eduard Cortés, El rey Tuerto de Marc Crehuet, Gernika de Koldo Serra y Callback de Carles Torras. En esta sección oficial hay un total de 16 títulos, donde sólo 14 competirán por la Biznaga de Oro.

En este encuentro multicultural también hay espacio para America Latina, en esta ocasión, de acuerdo con El Pais, se presentarán 9 largometrajes de un total de 179. Además en la parte de documental se inscribieron 502 trabajos y se exhibirán un total de 19.

Otra de las actividades que propone el festival es el Programa para la internacionalización de la cultura española (PICE) , este evento reúne a programadores de Mar del Plata, Cartagena de Indias, Sao Paulo y Edimburgo para visionar posible selecciones en los festivales de sus respectivos países, además, por segunda ocasión se realizará Gastroweekend, actividad en la que se potencia la industria gastronómica de la mando de la cinematográfica (Codina, 2016, El País)

Dentro de la décimo novena edición del festival que se celebra del 22 de abril al 1 de mayo, Los Premios Proyecta entregarán el premio a Mejor estreno de cine español.

Y mientras Málaga sigue homenajeando y festejando al cine, en Barcelona el Festival de Cine de Autor no se queda atrás. En esta edición, el festival inauguró con Cegado por Sol una película de Luca Guadagnino, con las actuaciones de Ralph Fiennes, Dakota Johnson, Tilda Swinton y Mathias Schoenaerts.

Además de las visiones de autor más vanguardistas del mundo, el festival ofrece varias actividades paralelas entre ellas el coloquio: Autoría y creación. De la escritura al montaje.

Los festivales de cine, sin duda, hoy no sólo representan la necesidad de exhibir más cine; hoy los festivales nos demuestran que estamos frente a audiencias mas exigentes, diversas y desafiantes. A una velocidad impresionante, los encuentros de cine se renuevan cada año para abarcar más temas y lograr corresponder a la fidelidad de la audiencia.