Daniel Guzmán es el merecedor del inspira en 2016
Un año más desde los Premios Proyecta, los alumnos del Master de Film Business otorgamos el premio inspira a aquella persona que nos ha inspirado en su manera de configurar y vender sus proyectos. Este año, el reconocimiento va a las manos de Daniel Guzmán, un director que ha defendido con uñas y dientes su debut cinematográfico: “A Cambio de Nada“.
daniel-guzman-contento-con-su-debut-en-velvet-tras-quedarse-en-tierra-con-telecinco
El que fue Roberto, el novio de la pija en “Aquí no hay quien viva” y protagonizó la entrañable “Mia Sarah”, pasó más de diez años gestando su ópera prima como director.  En ella, Guzmán expone la realidad de su niñez, su adolescencia rebelde y sus problemas familiares. En “A cambio de nada” Guzmán ficciona su vida y presenta un cuidado retrato del Madrid de extrarradio de forma tragicómica y naturalista a la par que optimista.
Este año el premio inspira va para él por su valentía a la hora de defender su producto, por pelear por conseguir una distribución y un B.O. digno de una producción grande y por confiar en el poder de las redes sociales como predicadores de su película. Y sobretodo, por confiar el peso de su película en dos debutantes ya consolidados dentro del panorama español después de su papel en la cinta: Miguel Herranz, ganador del Goya revelación en 2016 y Antonia Guzmán, la propia abuela del director y auténtica baza para el marketing de la película.
guzman_director_novel
Le concedemos el premio, por su capacidad de venderse a sí mismo y por crear la escena más memorable de los Goya 2016, configurando el meme más divertido de la noche. Se lo damos por su voluntad para abrirse camino en el mundo de la dirección contando algo tan personal como la historia de uno mismo. Y, finalmente, le otorgamos el Inspira por haber logrado algunos de los mayores reconocimientos de nuestra cinematografía (Múltiples biznagas en Málaga, Goya al mejor director novel…) y para que pueda acabar su año dorado por todo lo alto. ¡Gracias por Inspirarnos, Daniel! ¡Te lo mereces!
Marina Cisa