Hay muchas cosas que separan y unen a estas dos películas. El punto de unión más claro es que las dos, según la dimensión de cada una, han sido un éxito. En este artículo vamos a tratar de identificar el componente marquetiniano que ha hecho que cada película llegase a su público. A priori podríamos pensar que no tienen nada en común, sin embargo ambas compitieron en la carrera a los Oscars gracias a estar perfectamente dimensionadas. Aunque fueron descalificadas por Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba, podemos considerar que el estar nominadas ya era un premio en sí mismo.

Es interesante comprobar cómo, en general, las producciones con mayor presupuesto son las que mejores resultados obtienen en taquilla. Esto no es solo porque tengan más dinero para gastar en producción, sino porque tienen claro que hay que invertir en marketing y comunicación para hacer que la película sea conocida e incluso, esperada.

El equipo de 10.000 Km entendió que necesitaba un casting potente, ya que son los actores los que sostienen la película. Más allá de grandes talentos necesitaban rostros reconocibles por el público al que se dirigían: David Verdaguer, cómico televisivo catalán y Natalia Tena, actriz en Juego de Tronos, fueron los elegidos. Es importante que sepamos que el casting es la tercera causa de la elección de ver una película. Las dos primeras son el género y la historia.

10000 km

Para hacer una buena campaña de marketing lo primero que tienes que hacer es identificar a tu público y después conocerlo para analizar cuál es la mejor manera de llegar a él. Sergi Moreno, productor de 10.000 Km, nos aseguró en su master class que la publicidad pagada que mejor les había funcionado fue llenar de vinilos los cines Renoir de Madrid y Barcelona. Sabían que su película estaba dirigida a un público que mayormente acudía a este tipo de salas de cine de autor. Por ello, aún no disponiendo de un presupuesto boyante, decidieron reservar una parte importante para esta acción.

El título fue otra elocuente elección: mientras que hace referencia a la distancia entre los personajes que es la protagonista invisible de la película, se cuela en primera posición en las listas ordenadas alfabéticamente.

La decisión del póster nunca es fácil: hay que explotar los elementos que consideramos que son importantes para el público al que queremos llegar. Muchas pruebas hicieron falta hasta comprender que este póster, que nos muestra a los enamorados protagonistas y nos revela las calles de LA y BCN, era el más acertado para atraer a un mayor número de espectadores. Una vez pasado el estreno, el equipo de la película sacó un póster de diseño que define mejor el tipo de película que es 10.000 Km pero que comercialmente, reducía las posibilidades de que más gente la viera.

El Niño es otro tipo de producción completamente opuesto. Una película con unos 6M€ de presupuesto que va de la mano de Mediaset. Tener un grupo de comunicación detrás podría ser el sueño de toda película española con ambiciones comerciales. Desde apariciones en los telediarios hasta anuncios-reportajes de más de 5 minutos, dan a las películas una publicidad que es impagable de cualquier otra manera. El Niño tenía que haber estado presente en todo el mundial de fútbol del pasado año, fue la rápida descalificación de la roja la que dejó la campaña de comunicación casi en el principio, según nos explicó Edmon Roch, productor de la película. Sin embargo, esto no supuso un inconveniente para el éxito de El Niño puesto que su recaudación final oscila los 16M€.

el-nino-thumb

 

En su promoción de medios se apostó por el casting: la presentación de Jesús Castro al público y conseguir posicionarlo como el chico de moda fue una acción que les dio muy buen resultado. La elección de un desconocido para el papel protagonista, podía considerarse una decisión arriesgada, sin embargo gracias de nuevo al apoyo de Mediaset se conviritió en un valor añadido para ver la película. Además contaban con una figura consagrada y querida por el público español: Luís Tosar.

Según nos contó Edmon Roch, el título de la película fue una de las mayores dudas: estaban limitados a utilizar un elemento propio de la historia real. Y a pesar de que pudiera resultar confuso, decidieron seguir adelante con El Niño donde se volvía a resaltar la figura de Jesús Castro generando expectación al público.

Tanto es así, que en el póster oficial también se apostó por resaltar la figura de los dos actores enmarcadas en un ambiente de acción. El Niño tenía claro el dimensionamiento de su película: llegar al mayor número de espectadores. Así intentaba posicionarse como película de acción con una historia basada en hechos reales, un romance prohibido y un casting muy a tener en cuenta. Mediaset se volcó en su promoción vendiendo el espectáculo que era: los actores aparecieron en uno de los helicópteros de la película a la premiere mientras Telecinco lo retransmitía en su telediario de las 21h.

El examen de las campañas de marketing de las películas es el número de espectadores de su masa crítica que acuden a ver la película a las salas. Para entender con qué dos películas trabajamos hablemos de cifras.

Los resultados de la taquilla han sido los siguientes:

Tabla10000kmniño

Se trata de dos tipos de producciones diferentes, pero con resultados bastante similares si dimensionamos cada una al tipo de película que es y a su presupuesto. Ser un taquillazo no es necesariamente sinónimo de éxito si se adapta la campaña a la película que tenemos

Desde este artículo queremos volver a agradecer la asistencia de estos dos grandes productores, Sergi Moreno y Edmon Roch, que nos transmitieron valores de esfuerzo y perseverancia y sobretodo, nos motivaron con su pasión por el cine. ¡VIVA EL CINE!

 

*datos obtenidos del MCU


Gema Romero