El festival de Cannes es el segundo evento mundial que más medios de comunicación moviliza, justo después de los Juegos Olímpicos. Cine, glamour, mercado e industria concentrados en 10 días, convirtiéndose así en el Festival de clase A por excelencia. Un evento que no debería perderse nadie interesado en el cine o en la industria que le rodea.

Desde el equipo de los Premios Proyecta hemos podido asistir a esta edición del Festival de Cannes y por ello, hemos decidido informar sobre cómo es el Marché du Film desde dentro y dar una serie de consejos para que los indecisos se animen a ir.

  1. Ver películas

El festival se divide en tres grandes bloques de proyecciones de películas: la sección oficial -en la que se suelen incluir películas que no van a competición-, Un Certain Regard y las paralelas, además de proyecciones especiales en la playa y cortometrajes. Sin embargo, en el propio mercado se proyectan películas para su posterior venta. Este año, ha habido 750 market screenings que compradores, productores, periodistas y demás acreditados han podido ver en exclusiva. Si las distribuidoras o agentes de ventas no llenan la sala, suelen repartir entradas a interesados.

IMG-20150520-WA0017

  1. Tener los ojos bien abiertos en el mercado

El mercado es una feria de muestras en la que el diseño de carteles, catálogos y el potencial de los tráilers determinarán las ventas de los proyectos. Una jungla en la que se exponen todos los futuros éxitos que llegarán a nuestras pantallas y muchos otros que no lo harán nunca.

  1. Marcarse metas y echarle morro

Antes de embarcarse en Cannes hay que tener claro un objetivo del viaje e ir a conseguirlo. Si bien los compradores y productores vuelan de reunión en reunión, las agencias de ventas siempre tienen una cara amable con la que responder a los más curiosos entre visitas de clientes. España cuenta con una sección importante dentro del mercado en el que organismos como el ICAA o la Film Commission están dispuestos a resolver dudas de cualquier visitante.

  1. Desarrollo de proyectos

Si lo que quieres es mover un proyecto, Cannes es el lugar de negociaciones por excelencia. Cientos de productores van a la caza de coproducciones y miles de distribuidoras a la compra de nuevos proyectos. Aunque en Cannes no solo se mueve cine, si no también cortometrajes. El Shortfilm Corner pretende dar a conocer talentos emergentes y ser un punto de unión entre artistas y distribuidoras. Hay una sección de cortos a concurso que se proyecta durante el festival, pero se pueden ver todos los presentados en otros lugares. Además, organizan una serie de charlas para reunir a ambas partes interesadas.

  1. Asistir a workshops

Otra de las actividades que más gente mueve en Cannes son los talleres y conferencias que se organizan en casi cada stand de cada país. Los temas que se tratan son muy amplios: tendencias de mercado, marketing, desarrollo de proyectos… Normalmente están abiertos a todo el público con previa inscripción online, una oportunidad para formarse y conocer gente con las mismas inquietudes.

  1. Revistas

El mercado no solo está inundado de carteles y catálogos, si no que en cada esquina hay un stand de revistas sobre la industria: Hollywood Reporter y Variety entre muchas otras. Cada día un número diferente que resume todo lo ocurrido en la jornada anterior: negociaciones, screenings, vestidos y críticas de cine. Todas ellas disponibles para el que quiera informarse o coleccionarlas.

  1. Networking

La esencia del festival. Si bien es primordial prepararse aquello que queremos ver y hacer durante esos días, de mayor importancia es saber quién va a estar y a qué se dedica, organizar reuniones, estar siempre dispuesto a hablar con todo el mundo y, sobre todo, echarle morro.

IMG-20150517-WA0015

  1. Entrée des artistes

Si nuestra meta es cruzarnos con famosos, la Entrée des artistes es la puerta mágica en la que te cruzas de cara con todas las celebrities que entran y salen de la alfombra roja. Es casi imposible robarles un selfie o un autógrafo, todo depende de la amabilidad del susodicho. Entre los más amables de este año, el beso que nos mandó Uma Thurman.

  1. Fiestas

La noche en Cannes es aún más restrictiva que el día y necesita de una mayor negociación si cabe que la venta de proyectos. La mayor parte de las fiestas van a través de invitación, aunque sabiendo buscar apropiadamente se pueden encontrar fiestas en las que poder colarse -con barra libre incluida-. Las fiestas privadas son otro lugar para prolongar el networking, por lo que saber buscar en qué fiesta se encuentra quien nos interesa es primordial.

  1. Dinero

Recomendamos huir del centro de ebullición que es Cannes durante el festival, ciudades cercanas como Antibes son la clave para llegar a un buen punto entre calidad/precio. El transporte público es eficiente y económico: buses, trenes y un flujo constante de taxis. El truco de la restauración en Cannes es callejear, huir de las calles principales y apostar por pequeños restaurantes y cafeterías.

Con tal cantidad de actividades a realizar puede pasarse por alto disfrutar de la ciudad. Cannes es una ciudad pequeña que se vuelca completamente con el festival. Todo Cannes es el festival: los comercios se inundan de los carteles, constantes promociones para visitantes, comercios volcados con la venta de merchandising… Un largo etcétera que culmina con las preciosas vistas de La Croissette y todo el despliegue de medios de las distribuidoras alojadas en hoteles.

IMG-20150520-WA0046

No queremos cerrar este artículo sin dejar de agradecer a todos los profesionales que se han tomado la molestia de explicarnos cómo funciona la jungla del Marché du Film: Nadia López (Caramel Films), Carlos R. Ríos (Festival D’A y Noucinemart), Enrique Costa (Avalon), equipo de Film Factory (Carlota Caso, Laura Albiol, Toni Oliete y Vicente Canales), Rafa Cabrera (ICAA), Carles Montiel (Sun Distribution), Nerea Bautista (DeAPlaneta), Margot Gomez-Arnau (ICEX), Diego López (Festival de Sitges), Isona Passola y Montse Majench (Acadèmia del Cinema Català), Irene Airoldi y Adrià Monés (Filmax), David Martínez y Miguel Govea (Raindance Festival), Antonio Saura (Latido Films).

Gracias a Libe García por alentarnos a ir a Cannes.

Y en especial a Marta Baldó.


Laura Fornelio y Aida Méndez.