Pues va a ser que Paco León no es tonto.  Éramos muchos los que teníamos el ojo puesto en el segundo largometraje del ya consolidado director sevillano, Carmina y amén. Después de una vuelta de tuerca en el sistema de distribución tradicional con Carmina o revienta (2012), su primer film estrenado simultáneamente en cines y en el red y que no acabó de arrancar comercialmente; ahora nos ha vuelto a sorprender

Y es que Paco León sabe lo que hace: sabe hacer cine y sabe venderlo. A través del hashtag #creoencarmina  nos fue convenciendo a todos de creer en este proyecto, despertar curiosidad y, lo más importante, hablar de él. Es cierto que no se atrevió con otro estreno multiplataforma, quizás demasiado arriesgado para una película que ha venido arrastrada de la mano del gigante Mediaset, pero Paco no se conforma fácilmente. Y así fue, el día anterior al estreno oficial dieron a conocer todos los cines donde se podría ir a ver la película totalmente gratis; 50.000 entradas sin coste alguno que llenaron las salas y superaron en número al resto de espectadores totales del día. De la mano de A Contracorriente, distribuidora del film, consiguió convencer también a los exhibidores para esta innovadora estrategia con el único fin de empezar por el camino del éxito: generando el tan preciado boca-oreja.  Como el propio León escribió en su cuenta de twitter: “A estas entradas he invitado yo, ahora os toca a vosotros”; y ya lleva cerca de un millón y medio de Euros de recaudación.

Captura de pantalla 2014-05-21 a la(s) 15.32.46

Estrategias inteligentes que convierten a una película en un evento e invaden todos los medios de comunicación. Se ha de tener en cuenta la influencia que una figura tan popular como Paco León puede tener en España, no cualquier director puede hacer esto, pero lo importante es que no basta con poder, sino con atreverse y encima que te salga bien.

Carmina y amén es un producto de Telecinco Cinema, esa mano que hacer de oro las películas que toca gracias a una publicidad impagable; pero Paco León fue más allá y, además de recibir halagos como director por parte de toda la crítica (algunos lo catalogan como el nuevo Almodóvar), piensa en su público y en cómo hacer su película lo más accesible posible. Después de un gran primer fin de semana, cogió un ataúd y se lanzó al #pacoontour por cinco ciudades españolas elegidas por el público a través de votaciones para presentar la película él mismo y, de nuevo, generar mucho ruido.

El cine español necesita a directores como él, creadores que piensen en el marketing aunque no lo llamen así, que reflexionen un posicionamiento en el mercado aunque nunca lo hayan hecho y que con sentido común lleven a cabo sus estrategias. Aunque haya querido dar un punto y final a esta composición de la gran Carmina Barrios, esperamos que Paco León continúe y nos siga sorprendiendo con el único objetivo de hacer buen cine, que la gente lo vea y amén.


Raúl Berninches